Adquieren El sueño de Picasso en 155 mdd

Pintado en 1932 por el reconocido artista Pablo Picasso, El sueño, también conocido en francés como Le rêve, pasó a convertirse el pasado martes en el cuadro más caro del pintor español, al ser vendido en secreto por 155 millones de dólares.

Aunque originalmente la venta del retrato iba a ser realizada en el año 2006, en aquel momento ocurrió un incidente que modificó para siempre la historia de la pintura: el magnate de Las Vegas, Wynn, quien en ese entonces era su propietario, decidió venderla a Steve Cohen, su ahora dueño, pero un día antes de cerrar la transacción explicaba los detalles del cuadro a sus amigos, como la constitución de la cabeza de la amante del pintor, Marie-Thérèse Walter, en quien está inspirado el retrato, Wynn le dio un codazo y perforó el lienzo.

“Miren lo que he hecho. Gracias a Dios fui yo”, fueron las palabras de Wynn, sobre el hecho que fue ampliamente difundido en los medios de comunicación, y con el que se anuló la venta de la obra que en ese momento sería de 139 millones de dólares.

La directora de cine, Nora Ephron, quien fue uno de los testigos, describió en su blog en The Huffington Post que el ruido que ocasionó el accidente fue “terrible”. Ephron, que falleció el año pasado, también escribió que El sueño era la pintura favorita del millonario y hasta la exponía en uno de sus hoteles, por lo que fue sorpresivo saber que la iba a vender.

Sin embargo, según reveló el diario t, después de siete años la obra, exitosamente reparada, fue adquirida en secreto por Steve Cohen, quien pagó 16 millones más que en 2006, pues incluyó el costo de la reparación.
Cohen es considerado como uno de los más ricos de Estados Unidos; ocupa el lugar número 40 en la lista de la revista Forbes y es dueño de la Mujer III, de Willen de Cooning, que le costó 137 millones de dólares. Su colección también incluye obras como El tiburón en formol, de Damien Hirst, que compró por ocho millones de dólares, y la Madonna de Munch de 11 millones de dólares.

La cifra entregada por El sueño supera el precio pagado por el cuadro Desnudo, hojas verdes y busto (1932) de Picasso, subastado en 106 millones de dólares por la Casa Christie´s. Aunque no logra superar los 250 millones de dólares que costó Los jugadores de cartas, de Cézanne.

El Picasso retrata a Marie-Thérèse Walter, sentada en un sillón con la cabeza hacia atrás y el rostro partido en dos. Actualmente es la obra del español más cara y también ostenta el precio más alto que paga un coleccionista estadounidense por una obra de arte.