Cuerpo de “Chespirito” es recibido con aplausos afuera de Televisa

En medio de aplausos, fue recibido el cuerpo de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” a su llegada a las instalaciones de Televisa San Ángel, lugar que fuera su casa de trabajo por varias décadas.

Alrededor de las 16:20 horas ingresó el cortejo a las instalaciones de la televisora, donde en las afueras se congragaron seguidores para darle el último adiós al comediante mexicano, fallecido el viernes en Cancún, Quintana Roo.

Niños y adolescentes se postraron en los alrededores del inmueble, mientras que un fuerte dispositivo de seguridad custodió la zona para evitar el desorden a la entrada del féretro.

Por las calles cercanas a las instalaciones de la televisora no fue raro toparse con personas vestidas con el traje del “Chapulín colorado” o el “Chavo del 8”, aunque en sus caras también se denotaba la tristeza.

Se tiene previsto esta tarde una misa de cuerpo presente en uno de los foros de Televisa.

Boxeador, guionista, actor, escritor…el mundo del Shakespeare chiquito

Escritor por convicción, boxeador y futbolista por afición. Así se describía Roberto Gómez Bolaños, creador de un mundo basado en la realidad de la mayoría de los mexicanos, con personajes como El Chavo, La Chilindrina, Quico, Ñoño, Don Ramón y El Chapulín Colorado, que siguen divirtiendo a millones de niños y adultos en todo el mundo. Su risa se extinguió, pero su legado continúa en la televisión, el cine y el teatro.

Nacido en la Ciudad de México el 21 de febrero de 1929 en una familia humilde, Gómez Bolaños logró trascender gracias a su tenacidad y amor por la vida, por la cual luchó desde que estaba en el vientre de su madre, Elsa Bolaños-Cacho, a quien los médicos le sugirieron abortar, dadas las complicaciones que tuvo durante el embarazo.

En múltiples entrevistas solía contar ésta y otras historias que forjaron su vida, como su fugaz paso por el boxeo amateur, su participación en Los Guantes de Oro, deporte que terminó odiando por la violencia que envuelve.

También contaba la forma en que adoptó el mote de Chespirito en la década de los 50, luego de que el director de cine Agustín Delgado le dijo que era un pequeño Shakespeare, por la forma en que escribía los guiones para comerciales de radio y televisión. “Me costó trabajo castellanizar el diminutivo”, contaba.

Estudió ingeniería, pero luego fue publicista, guionista, actor y hasta cantante. Por más de una década escribió el contenido de los programa Cómicos y canciones, El estudio de Pedro Vargas y Cómicos y canciones, entre otros.

Para el año de 1968 fue contratado por una televisora para escribir guiones de un programa cómico. Así nacieron series como Los supergenios de la mesa cuadrada y El ciudadano Gómez. Fue hasta la década de los 70 cuando su carrera se consolidó y traspasó fronteras, con la creación del programa Chespirito, en el que se incluían pequeños sketches en los que surgieron personajes como El Chapulín Colorado y El Chavo del 8, éste último nacido en la improvisación.

“Los del Chavo eran personajes que tenía guardado y que en una ocasión cuando Rubén Aguirre dejó la producción fui sacando y vi que pegó dije de aquí soy”, comentó a la televisión española.

El Chavo del 8 se transmitió durante 25 años ininterrumpidos, y a la fecha en países de toda América Latina, como México, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia, e incluso España, siguen retransmitiendo.

En los años 80 Gómez Bolaños hizo varias películas, como El Chanfle o El Charrito, que rompieron récords de taquilla, y en los 90 incursionó en el Teatro con la obra 11 y 12, que duró en cartelera casi una década con llenos como aquellos que durante años logró con sus demás personajes en los principales teatros y foros de América, incluido el Madison Square Garden.

Los escándalos también lo rodearon, principalmente sus desencuentros con quienes encarnaron los personajes del mundo que creó. María Antonieta de las Nieves y Carlos Villagrán adoptaron su alter ego (La Chilindrina y Quico, respectivamente) para alejarse de su creador. Otro se dio en los años 80, cuando el comediante fue acusado de actuar para líderes del narco colombiano. Sin embargo, él respondió que no exigía certificados de buena conducta a quienes lo contrataban.

En la primera década del siglo XXI, Gómez Bolaños se dedicó a escribir libros, obras de teatro y guiones. A partir de 2011, hasta en Twitter. Entonces ya estaba alejando de la vida pública y sólo esporádicamente aparecía a lado de su inseparable compañera y esposa Florinda Meza, La Popis, de quien se enamoró en el otoño de 1977, durante un viaje a Chile y quien lo acompañó hasta su muerte.

[click para ver gráfico
->http://www.razon.com.mx/IMG/mk/infoLR/entre4291114a.jpg]