Llaman a seguir el ejemplo de Juan Pablo II

Ante nueve mil personas en la Basílica de Guadalupe el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre llamó a los fieles a seguir el ejemplo del beato Juan Pablo II de escuchar su mensaje en el actuar cotidiano, “será el mejor homenaje que podamos ofrecerle”.

“Juan Pablo II resplandece ante nosotros con una luz especial gracias a su coherencia de vida, él actuó según las exigencias del evangelio, fueron el amor y la fe que lo impulsaron a no tener miedo y a remar mar adentro, no obstante los nubarrones y truenos con que el mundo secularizado, relativista e individualista parece querer menoscabar las fuerzas de Cristo y de la Iglesia”, sentenció el representante del Vaticano durante la homilía.

Enfatizó que al igual que hizo el Papa viajero hoy en día es necesario defender a capa y espada el valor y la dignidad de la familia, primera instancia transmisora de valores y cultura para las nuevas generaciones.

“No podemos olvidar su amor y preocupación por la humanidad, siempre amenazada, que lo llevó a una incansable acción para evitar la guerras y restablecer la paz”, apuntó.

Recordó que México tuvo la dicha de mirar al Sumo Pontífice transitando por las calles de la ciudad, de escuchar su testimonio de vida y de fe.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando se proyectó en la pantalla la foto oficial del nuevo beato, tal como sucedió en la ceremonia en Roma, por lo que los fieles empezaron a gritar “se ve se siente el Papa está presente”, “arriba el papa que viaja”

“El tiempo ha transcurrido y la vida ha retomado su curso ordinario, sin embargo han quedado grabadas en nuestros corazones sus palabras pronunciadas ante nuestra señora de Guadalupe que hoy se vuelven actuales: Me voy pero no me ausento, pues aunque me voy de corazón me quedo”.

Al término de la Ceremonia los católicos ovacionaron por más de cinco minutos a Karol Wojtyla.

ams

Asiste Calderón a ceremonia de beatificación de Juan Pablo II

El presidente Felipe Calderón asistió a la Ceremonia de Beatificación del Papa Juan Pablo II, celebrada en la Ciudad del Vaticano.

Con absoluto respeto a los principios e instituciones de ambos Estados, México ha desarrollado una relación madura y constructiva con el Vaticano, dirigida a promover acciones en foros multilaterales, que respondan a los valores compartidos por los dos Estados.

“Ambos Estados mantienen objetivos en común en importantes ámbitos del quehacer internacional, como la cooperación para el desarrollo, la lucha contra la pena de muerte, la defensa de los derechos humanos, en especial de los migrantes, y la preservación del medio ambiente, entre otros temas”, dice el comunicado de la Presidencia de la República.

Juan Pablo II desarrolló una estrecha relación con México, durante su pontificado, ejercido entre 1978 y 2005, visitó el país en cinco ocasiones, incluyendo tres visitas pastorales, una en calidad de invitado distinguido y otra en calidad de Jefe de Estado. “Esa intensa relación lo convirtió en una figura profundamente apreciada por muchos mexicanos”.

“La participación del Ejecutivo federal en la ceremonia del Papa viajero permitió reafirmar los lazos de amistad y el espíritu de cooperación institucional que caracterizan las relaciones entre México y la Santa Sede”, puntualizó.

ams

Fallece cardenal en Roma poco antes de beatificación de Juan Pablo II

Ciudad del Vaticano.- El cardenal español Agustín García-Gasco, arzobispo emérito de Valencia, falleció de un infarto la mañana de este domingo en Roma justo antes de participar en la beatificación de Juan Pablo II, informó la Radio Vaticana.

Según trascendió, el purpurado de 80 años fue encontrado sin vida en su habitación de la casa de acogida “San Juan de Rivera”, antes de salir con dirección a la Plaza de San Pedro.

García-Gasco nació el 12 de febrero de 1931 en Corral de Almaguer, España. El 20 de marzo de 1985 fue nombrado obispo auxiliar de Madrid. Recibió la ordenación episcopal el 11 de mayo del mismo año.

En 1988, fue elegido secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para un periodo de cinco años. Juan Pablo II le nombró arzobispo de Valencia el 24 de julio de 1992.

Tres años después, en 1995, recibió el nombramiento como miembro del comité de presidencia del Pontificio Consejo para la Familia. En 1996 fue elegido presidente de la Comisión Episcopal de las Relaciones Interconfesionales de la CEE.

Desde 1999 era miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (nombramiento renovado en 2005).

En diciembre de 2003 fundó la Universidad católica de Valencia San Vicente Mártir y asumió el cargo de Gran Canciller.

En julio de 2006 como arzobispo de Valencia acogió el Encuentro Mundial de las Familias, culminado con la visita de Benedicto XVI, el 8 y 9 de julio. Recibió la investidura de cardenal el 24 de noviembre de 2007 de manos de Benedicto XVI.

Desde el 8 de enero de 2009 dejó el gobierno de la demarcación de Valencia, tras haber superado el límite de edad jubilatorio de los prelados, establecido en 75 años por la ley de la Iglesia católica.

ams

Juan Pablo II es beato por su fe fuerte y generosa: Benedicto XVI

Ciudad del Vaticano.- Juan Pablo II es beato por su fe fuerte y generosa aseguró hoy el Papa Benedicto XVI, durante la misa en la cual declaró a su predecesor como beato de la Iglesia católica y que presidió en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

En la homilía de la celebración, la cual fue seguida por más de un millón de personas en todo Roma, Joseph Ratzinger aclaró que “fue respetada debidamente” la normativa eclesiástica en el proceso que llevó a los altares a Karol Wojtyla.

Reconoció que él mismo se encargó de hacer que la beatificación procediera con “razonable rapidez” porque, desde el día de su fallecimiento, “se percibía el perfume de su santidad” mientras “el pueblo de Dios manifestó de muchas maneras su veneración hacia él”.

“Hace seis años nos encontrábamos en esta plaza para celebrar los funerales del Papa Juan Pablo II. El dolor por su pérdida era profundo, pero más grande todavía era el sentido de una inmensa gracia que envolvía a Roma y al mundo entero”, dijo.

“Y he aquí que el día esperado ha llegado; ha llegado pronto, porque así lo ha querido el Señor: Juan Pablo II es beato. Hoy resplandece ante nuestros ojos su figura amada”, agregó mientras la multitud respondió con entusiasmo.

Recordó que en su primera misa solemne como Papa, en la Plaza de San Pedro, Juan Pablo II pronunció las “memorables” palabras: “¡No temán! ¡Abran, más todavía, de par en par las puertas a Cristo!”.

Estableció que esa petición a todos él mismo la llevó a cabo en primera persona: porque abrió a Cristo la sociedad, la cultura, los sistemas políticos y económicos, invirtiendo con la fuerza de un gigante, fuerza que le venía de Dios, una tendencia que podía parecer irreversible.

“Con su testimonio de fe, de amor y de valor apostólico, acompañado de una gran humanidad, este hijo ejemplar de la nación polaca ayudó a los cristianos de todo el mundo a no tener miedo de llamarse cristianos, de pertenecer a la Iglesia, de hablar del evangelio”, indicó.

“En una palabra: ayudó a no tener miedo de la verdad, porque la verdad es garantía de libertad. Nos devolvió la fuerza de creer en Cristo, redentor del hombre”, añadió.

En un mensaje durante el cual fue interrumpido en numerosas ocasiones, Benedicto XVI agradeció a Dios porque le permitió conocer y colaborar con Karol Wojtyla.

El obispo de Roma se mostró impresionado por la profundidad espiritual, la riqueza de sus intuiciones y el ejemplo de su oración, aún en medio de las múltiples ocupaciones de su ministerio.

Rememoró también su testimonio en el sufrimiento, porque Dios lo fue despojando lentamente de todo y, sin embargo, él permaneció siempre como una “roca”, como “Cristo quería”.

ams

Saluda en español Benedicto XVI a multitud durante beatificación

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI saludó hoy en español a la multitud congregada en torno al Vaticano con motivo de la beatificación de su predecesor, Juan Pablo II, que presidió durante una misa en la Plaza de San Pedro.

“Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, y en especial a los cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos, seminaristas y numerosos fieles, así como a las delegaciones oficiales y autoridades civiles de España y Latinoamérica”, dijo.

Al finalizar la celebración eucarística Joseph Ratzinger dirigió un mensaje en diversos idiomas (francés, inglés, alemán, portugués, polaco e italiano) antes del canto del Regina Coeli (Reina del Cielo), la oración que en tiempos de Pascua sustituye al Angelus.

“El nuevo beato recorrió incansable vuestras tierras, caracterizadas por la confianza en Dios, el amor a María y el afecto al sucesor de Pedro, sintiendo en cada uno de sus viajes el calor de nuestra estima sincera y entrañable”, agregó.

Llamó a los presentes a seguir el ejemplo de fidelidad, de amor a Cristo y a la Iglesia, que dejó como “preciosa herencia”, el nuevo beato.

“Que desde el cielo los acompañe siempre su intercesión, para que la fe de vuestros pueblos se mantenga en la solidez de sus raíces y la paz y la concordia favorezcan el progreso necesario de nuestras gentes”, ponderó.

ams