Turquía expulsa a otros mil 389 soldados tras fallido golpe de Estado

El gobierno de Turquía expulsó hoy a otros mil 389 soldados del Ejército, entre ellos el coronel Ali Yazici, ex asesor del presidente Recep Tayyip Erdogan, por sus supuestos vínculos con el fallido golpe de Estado del pasado 15 julio.

La expulsión fue anunciada en la Gaceta Oficial de la Presidencia y forma parte del decreto de ley emitido tras la asonada, de encontrar al personal militar que puso en riesgo la seguridad nacional y a miembros de la Organización Terroristas Fetullah (FETÖ).

De acuerdo con la declaración oficial, los soldados expulsados, que se suman a los mil 684 militares que habían sido suspendidos con anterioridad, entre ellos 149 generales y almirantes, estarían vinculados con la FETÖ, del clérigo Fetullah Gülen, según la agencia Anadolu.

Te puede interesar:

  • [Erdogan toma control de universidades, hospitales, fundaciones…

     >http://www.razon.com.mx/spip.php?article315803]
  • [Turquía detiene a sobrino del clérigo al que acusa de planear golpe

     >http://www.razon.com.mx/spip.php?article315808&tipo=especial]

El clérigo expatriado en Estados Unidos es acusado por las autoridades turcas de llevar a cabo una larga campaña para derrocar al gobierno a través de sus seguidores, particularmente dentro del Ejército, la Policía y el poder Judicial de Turquía.

Entre el personal militar expulsado este domingo está el coronel Ali Yazici, ex asesor de Erdogan; el teniente coronel Levent Turkkan, exasesor del jefe de personal, y el coronel Tevfik Gok, quien fue asistente ejecutivo del Ministerio de Defensa.

Al amparo del decreto presidencial emitido tras la intentona golpista, en el que se estableció un estado de emergencia de tres meses, los expulsados miembros de las tropas terrestres, navales y de las Fuerzas Aéreas de Turquía son directamente responsables ante el Ministerio de Defensa.

En la Gaceta Oficial de este domingo, el gobierno turco también informó el cierre de todas las academias de guerra de Turquía, liceos militares y escuelas secundarias que forman suboficiales, para ser reemplazado por una nueva institución, la Universidad Nacional de Defensa.

La Universidad, dependiente del Ministerio de Defensa, ofrecerá nuevas instituciones para formar oficiales del Estado Mayor y dará formación de posgrado, incluyendo academias de guerra y escuelas para la formación profesional que permitirá capacitar a los suboficiales.

Además, la Academia de Medicina Militar de Ankara y todos los hospitales militares en Turquía quedarán ahora bajo la orden del Ministerio de Salud.

Turquía declaró el estado de emergencia el 20 de julio, sólo cinco días después de que un grupo de oficiales militares allanó la oficina de la emisora pública TRT de la ciudad turca de Estambul y anunció tener el control del país, mientras que otros tomaban los edificios públicos.

La asonada militar concluyó en menos de 24 horas, luego de que miles de personas salieron a las calles para expresarse en contra del golpe de Estado, respondiendo al llamado del presidente Erdogan, de defender la democracia.

Aproximadamente más de 13 mil miembros de las fuerzas armadas, la Policía, el poder Judicial y funcionarios públicos han sido detenidos desde el golpe fallido, mientras que decenas de miles más han sido despedidos o suspendidos temporalmente de sus puestos de trabajo.

Ordenan aprehender a 42 periodistas en Turquía

Las autoridades turcas emitieron órdenes de arresto contra 42 periodistas y detuvieron a 31 académicos, según medios oficiales, mientras el gobierno continúa con su campaña de represión contra personas con supuestos lazos con un clérigo musulmán afincado en Estados Unidos tras un intento de golpe de Estado.

Sobre el tema:

Suman más de 13 mil detenidos en Turquía tras fallido golpe de Estado

Entre los 42 afectados está el destacado periodista Nazli Ilicak, según la agencia estatal de noticias Anadolu. Ilicak es crítico con el gobierno del presidente, Rece Tayyip Erdogan, y que se ha opuesto a la campaña oficial contra el movimiento que ldiera Fethullah Gulen, el clérigo en Estados Unidos al que Ankara acusa de dirigir el golpe fallido del 15 de julio. Gulen ha negado cualquier participación en el intento de insurrección.

Por ahora se ha detenido a cinco periodistas para interrogarlos, indicó Anadolu.

La fiscalía solicitó su detención para arrojar luz sobre la trama del golpe y las órdenes no están relacionadas con sus “actividades periodísticas, sino con posible conducta delictiva”, indicó en un mensaje de texto a medios extranjeros un miembro destacado del gobierno. El funcionario habló bajo condición de anonimato en línea con las regulaciones del gobierno turco.

La lista de periodistas buscados, según el periódico progubernamental Sabah, también incluye al editor de noticias Erkan Acar, del diario Ozgur Dusunce, y al presentador de noticieros Erkan Akkus de la televisora Can Erzincan. Esos dos medios tienen su origen en el periódico Bugun y Bugun TV, intervenidos por el gobierno en una operación policial en octubre de 2015.

Los 31 académicos, entre los que hay varios profesores, fueron detenidos para su interrogatorio en Estambul y otras cuatro provincias, según Anadolu. Las fuerzas de seguridad también registraron la Academia Militar de Estambul y detuvieron a 40 personas.

Turquía declaró tres meses de estado de emergencia y ha detenido a más de 13.000 miembros del Ejército, el sistema judicial y otras instituciones después del levantamiento fallido.

Se manifiestan en Turquía contra el golpe y el autoritarismo

Una marea de banderas rojas cubría hoy la céntrica plaza de Taksim en Estambul, con decenas de miles de personas condenando el fallido golpe militar del 15 de julio, pero también pronunciándose contra toda deriva nacionalista o islamista.

La marcha fue convocada por el partido socialdemócrata CHP, el mayor de la oposición turca, que pidió llevar únicamente banderas turcas y retratos de Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la República en 1923.

Los congregados evitaban así evidenciar toda división ideológica o de oposición abierta al partido islamista en el poder, el AKP, pero los lemas coreados dejaron claras las simpatías de la muchedumbre.

Aparte de “Turquía laica” se oía el grito “Taksim en todas partes, en todas partes resistencia”, el lema de las manifestaciones antigubernamentales del parque Gezi en 2013, las últimas que se han podido celebrar en la plaza hasta hoy.

“No al golpe” era la frase más frecuente en las señales que enarbolaban los manifestantes, pero también “La soberanía incondicional pertenece a la nación”, el lema del Parlamento turco, en una velada oposición a los planes presidencialistas del jefe del Estado, Recep Tayyip Erdogan.

Te puede interesar: Turquía detiene a sobrino del clérigo al que acusa de planear golpe

Los seguidores de Erdogan llevan desde la misma madrugada del golpe ocupando Taksim noche tras noche, tal y como les ha pedido el gobierno para “evitar futuros golpes”, y el presidente se dirige a ellos casi cada noche a través de las inmensas pantallas instaladas en la plaza.

Pero los manifestantes de hoy tenían muy poco en común con los de las noches anteriores, que en su mayoría eran hombres jóvenes y familias, con las mujeres utilizando en su mayoría el velo islamista habitual en el AKP, o incluso el “niqab” saudí.

Entre los manifestantes hoy había igual número de hombres que de mujeres, casi ninguna de ellas velada.

“Para ellos, la democracia es votar cada cuatro años, no piensan en los derechos fundamentales, y nosotros sí”, decía la ingeniera Figen, que tampoco ha acudido a las manifestaciones de las noches pasadas, en las que incluso se ha pedido reintroducir la pena de muerte, algo que horroriza a los dos jóvenes.

“No tengo mucho en común con ellos”, admitía también Rahsan, otra manifestante que ha evitado mezclarse los días anteriores con quienes claman a favor de la democracia siguiendo las consignas del gobierno.

“Soy del otro cincuenta por ciento”, consideraba, en alusión a los votantes de Erdogan que el propio presidente ha definido a menudo como “el 50 por ciento de la nación”.

De momento, nada en su vida ha cambiado por la imposición del estado de emergencia, en vigor desde el jueves, pero Rahsan teme que el gobierno podría utilizarlo para implantar medidas antidemocráticas.

Miles de detenciones

Desde el 15 de julio han sido detenidas en relación al golpe 13 mil 165 personas, entre ellas 8 mil 838 soldados, de los que 123 tienen el rango de general, según cifras adelantadas la pasada madrugada por el propio Erdogan durante su discurso a sus seguidores en varias plazas del país.

También hay 2 mil 101 jueces y fiscales y mil 485 policías arrestados, precisó.

Del total de detenidos, 5 mil 863 personas ya han pasado a prisión preventiva por decisión de un juez, mientras que el resto aún espera comparecer en el juzgado.

Si hasta ahora esta comparecencia debía tener lugar en un máximo de cuatro días, el primer decreto emitido bajo el estado de emergencia, el sábado, amplía este plazo a 30 días.

La organización internacional Amnistía Internacional (AI) ha denunciado hoy en un informe que durante esta fase de detención en dependencias policiales se han podido documentar numerosos abusos y torturas, sobre todo dirigidos contra militares de rangos superiores.

Muchos detenidos han sido abandonados sin comida ni agua ni asistencia médica, han sido forzados mantener posturas agotadoras durante hasta 48 horas, o han sufrido incluso violaciones anales, denuncia AI, apoyándose en observaciones de abogados turcos.

Además, numerosos detenidos no saben siquiera qué cargos se les imputan, más allá de una genérica simpatía por la cofradía de Fetula Gulen, el predicador exiliado en Estados Unidos al que Ankara considera el cerebro del golpe, aunque él lo ha negado rotundamente.

Suman más de 13 mil detenidos en Turquía tras fallido golpe de Estado

Un total de 13 mil 165 personas han sido detenidas en relación al fallido golpe de Estado del pasado 15 de julio y cerca de 55 mil han sido suspendidas o despedidas de sus cargos, informó hoy el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Explicó que entre los 13 mil 165 detenidos, ocho mil 838 son militares, de ellos 123 generales, así como dos mil 101 jueces y fiscales, mil 485 policías, 52 miembros del las autoridades y 689 civiles.

  • Visita nuestro especial:

Golpe de Estado en Turquía

Asimismo, Erdogan actualizó que un total de 246 personas murieron, incluidos 62 policías, cinco soldados y 179 civiles, además dos mil 186 resultaron heridas durante la asonada militar, de la acusó al clérigo opositor turco Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos.

Las fuerzas de seguridad detuvieron la mano derecha de Gülen, Halis Hanci, quien habría entrado a Turquía dos días antes del intento de golpe de Estado, informó este domingo un portavoz de Erdogan, citado por el diario local Hürriyet.

La detención de Hanci tuvo lugar horas después del arresto de Muhammet Sait Gulen, uno de los sobrinos del predicador, que el gobierno considera el autor intelectual de la intentona golpista, por lo que ha solicitado a Estados Unidos su extradición.

La agencia estatal turca Anadolu también reportó sobre la detención en Ankara del teniente coronel Hakan Karakus, yerno de Akin Ozturk, un ex jefe de la fuerza aérea que también se encuentra arrestado por ser uno de los principales sospechosos de la asonada militar.

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Turquía, general Hulusi Akar, pidió este domingo “el más severo castigo” para los golpistas que intentaron derrocar al gobierno de Erdogan.

El sábado, el presidente turco ordenó el cierre de cientos de establecimientos educativos privados, organizaciones y otras instituciones benéficas sospechosas de tener vínculos con el fallido golpe militar de la semana pasada.

Asimismo, amplió a 30 días el periodo en el que una persona pueda permanecer detenida sin cargos en su primer decreto desde la entrada en vigor del estado de emergencia, la semana anterior.

Turquía detiene a sobrino del clérigo al que acusa de planear golpe

El sobrino del clérigo turco Fetula Gulen, exiliado en Estados Unidos, fue detenido por las fuerzas de seguridad de Turquía en relación con la intentona golpista que la semana pasada protagonizó una facción militar en el país.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha acusado al predicador de orquestar la intentona golpista, pero el arresto de Muhammet Sait Gulen llegó después de que soldados amotinados detenidos e interrogados señalaron al clérigo como la fuente de sus instrucciones.

Te puede interesar:
¿Quién es el presunto “cerebro” de la sublevación militar en Turquía?

Sait Gulen fue detenido en Erzurum, ciudad en la región oriental de Turquía, y será trasladado a Ankara, de acuerdo con despachos de la agencia estatal de noticias Anadolu que dieron cuenta del arresto del primer familiar directo del exiliado clérigo, de 75 años.

Las autoridades turcas estiman que Erzurum es hogar de muchos partidarios de Gulen, crítico de Erdogan, y miembros de su movimiento Hizmet, el cual ha negado de manera rotunda tener alguna implicación en el levantamiento militar del pasado 15 de julio.

De hecho en Erzincan, otra provincia turca en la que también hay una fuerte presencia de seguidores de Gulen, se inició este sábado una investigación sobre 263 funcionarios públicos y fueron detenidas 45 personas que ocupaban cargos importantes en la seguridad.

Miles de personas han sido detenidas, despedidas o suspendidas desde el intento fallido de golpe de Estado de instituciones vinculadas al ejército.

En una nueva táctica contra los presuntos golpistas, Turquía anunció este sábado que se apoderó de más de dos mil 250 instituciones de asistencia social, educativa o de salud e instalaciones que, según argumenta, representan una amenaza para la seguridad nacional.


Leer más
: Erdogan toma control de universidades, hospitales, fundaciones…

Erdogan comentó esta mañana a la prensa que uno de los soldados que participó en el intento de golpe de Estado y que secuestró al jefe de Estado Mayor de Turquía el pasado 15 de julio afirmó que el líder militar era Fetula Gulen.

Los soldados golpistas capturados fueron revelando que la fuente de sus instrucciones era el clérigo exiliado, sostuvo el presidente turco.

Los altos oficiales que se negaron a participar en el amotinamiento fueron tomados como rehenes, incluyendo al jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, quien poco después fue rescatado de los soldados golpistas.

El gobierno de Turquía ha reconocido que el intento de golpe, durante el cual al menos 246 personas murieron y más de dos mil 100 resultaron heridas, se debió a una infiltración de las instituciones turcas, en particular el ejército, la policía y el Poder Judicial.

Por ello, anunció la víspera una reorganización de las fuerzas de seguridad turcas argumentando además que la amenaza de que se lleve a cabo un nuevo intento de golpe de Estado aún era latente.

Erdogan toma control de universidades, hospitales, fundaciones…

En una nueva ofensiva tras el intento de golpe de estado, Turquía anunció el sábado que había tomado control de más de 2.250 instituciones sociales, educativas o de atención médica que según dijo presentan una amenaza a la seguridad nacional.

La secretaría del tesoro de Turquía y la agencia a cargo de las fundaciones tomaron el control de más de 1.200 fundaciones y asociaciones, unas 1.000 instituciones educativas privadas y residencias estudiantiles, 35 instituciones de atención médica y 15 universidades, dijo la agencia estatal de noticias Anadolu el sábado.

Leer más: Erdogan aboga por implantar la pena de muerte en Turquía

Las instituciones “pertenecen, tienen vínculos o están en comunicación” con Fetula Gulen, el líder islámico radicado en Estados Unidos a quien el gobierno culpa de la rebelión, dice el decreto publicado el sábado.

Por otra parte el presidente Recep Tayyip Erdogan se defendió de las críticas de los países occidentales, que han expresado su preocupación por las posibles violaciones de los derechos humanos relacionadas con la amplia campaña de represión de Turquía después del intento de golpe.

Erdogan dijo en una entrevista con France 24 transmitida el sábado que Turquía no tiene más remedio que imponer medidas estrictas de seguridad a raíz de la insurrección fallida del 15 de julio.

Erdogan dijo que no puede entender por qué los “amigos occidentales no lo ven de esa manera“.

“Tenemos el deber de tomar estas medidas. Nuestros amigos occidentales no lo ven de esa manera, y no entiendo por qué”, dijo Erdogan.

Más del tema: Erdogan declara estado de emergencia en Turquía por tres meses

“Estoy bajo la impresión de que lo verán solamente cuando toda la dirigencia política de Turquía sea asesinada, será entonces cuando bailarán de alegría”, recalcó.

Turquía lanzó una amplia ofensiva que ha incluido un estado de emergencia de tres meses y la detención o el despido de decenas de miles de personas en las fuerzas armadas, el magisterio y otras instituciones. Algunos líderes europeos dicen que están preocupados de que las purgas a gran escala puedan poner en peligro las libertades básicas.

Erdogan declara estado de emergencia en Turquía por tres meses

El presidente de Turquía declaró tres meses de estado de excepción tras el fallido intento de golpe de Estado.

El presidente Recep Tayyip Erdogan dijo el miércoles que se tomó la medida para contrarrestar las amenazas a la democracia turca y no con la intención de acotar las libertades básicas.

Argumenta que las medidas son necesarias para derrotar el movimiento del clérigo Fethullah Gulen.

Erdogan culpa a Gulen de orquestar el fallido golpe militar, una afirmación que el clérigo ha negado.

Durante estos tres meses, las autoridades tendrán potestad de prohibir o censurar publicaciones de prensa, radio, televisión y actuaciones culturales, como obras de teatro o películas.

La importación de todo tipo de publicaciones y obras producidas fuera de la zona donde rige el estado de emergencia —en este caso, toda Turquía— quedará sujeta a autorización previa. Además, los trabajadores podrán ser despedidos sin tener en cuenta los convenios laborales, excepto en condiciones especiales.

El viernes se lanzó la insurrección por parte de algunas unidades militares, pero fuerzas de seguridad y manifestantes leales al gobierno pusieron fin al levantamiento.

Turquía ha despedido o suspendido a alrededor de 50 mil funcionarios tras el fallido golpe en medio de una gran purga de las fuerzas armadas y las instituciones democráticas del país. En total, más de 9 mil 400 personas han sido detenidas, en su mayoría militares: al menos 118 generales y almirantes.

Al menos 232 personas murieron y mil 400 quedaron heridas cuando militares lanzaron el intento de golpe en la noche del viernes. Erdogan llamó a la gente a las calles, en donde hubo enfrentamientos violentos.

Confiesa ex jefe de aviación turca haber orquestado sublevación militar

El ex jefe de la Fuerza Aérea de Turquía, general Akin Öztürk, detenido tras ser acusado de estar detrás del intento de golpe de Estado del viernes pasado, confesó hoy que actuó con la intención de organizar la fallida asonada militar.

La agencia turca de noticias Anadolu difundió imágenes de Öztürk, visiblemente demacrado y con un vendaje en la oreja derecha, a la salida de un interrogatorio y custodiado por varios agentes.

Öztürk fue detenido el sábado pasado tras ser acusado de organizar la intentona golpista, si bien el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha señalado al influyente clérigo opositor Fethullah Gülen como “cerebro” del frustrado intento de derrocamiento.

El ex jefe de la Fuerza Aérea turca, quien fue trasladado este lunes a un juzgado junto con una veintena de generales, figura entre los 103 generales y almirantes detenidos para ser interrogados en relación a la tentativas de golpe de Estado.

Nacido en 1952, Öztürk fue general de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea turca y sirvió como comandante hasta agosto de 2015, pero en la actualidad es miembro del Supremo Consejo Militar del país.

Sublevación militar

La noche del pasado 15 de julio, Turquía fue escenario de un intento de golpe de Estado, que ha causado la muerte de 208 personas y cerca de mil 500 heridos.

Los militares golpistas impusieron la ley marcial en todo el país, desplegando tanques en las autopistas de acceso a Estambul y Ankara, apoyados por blindados, cazas y helicópteros del Ejército.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha asegurado que todos los conspiradores, representantes del “Estado paralelo”, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas de Turquía, están en manos de la Fiscalía y serán castigados.

Leer más: Suman 265 muertos por intento de golpe de Estado en Turquía

Van más de 8 mil funcionarios despedidos en Turquía

El Ministerio del Interior de Turquía despidió hoy a ocho mil 777 funcionarios, entre ellos 30 gobernadores provinciales, tras el intento de golpe de Estado del viernes pasado, que causó la muerte de 208 personas y cerca de mil 500 heridos.

En un comunicado, el ministerio precisó que ocho mil 777 empleados de todos los niveles fueron despedidos de sus funciones, incluyendo 30 gobernadores, 614 funcionarios de gendarmería y 52 inspectores civiles, 16 asesores jurídicos y 47 gobernadores distritales.

Sobre el tema:

Caza turcos patrullan desde el aire tras golpe de Estado fallido

La lista del personal apartado fue enviada por el jefe de Policía nacional, Mehmet Celalettin Lekesiz, a los jefes provinciales para su inmediata remoción, destacó la declaración oficial, según un reporte de la agencia de noticias Anadolu.

La dependencia destacó que la operación es raíz del intento de golpe de Estado, que comenzó la noche del pasado 15 de julio, cuando soldados allanaron la oficina de la emisora pública TRT de Estambul, y anunciaron tener el control del país, mientras que otros tomaban edificios públicos.

La intentona golpista militar concluyó en menos de 24 horas, luego de que miles de personas salieron a las calles para expresarse en contra del golpe de Estado, respondiendo al llamado del presidente Recep Tayyip Erdogan, de defender la democracia.

El Ministerio del Interior confirmó que hasta ahora más de seis mil elementos sospechosos en las fuerzas armadas y el poder judicial, incluyendo altos mandos y los jueces de la Corte Suprema de Justicia, han sido detenidos, en relación con el intento de golpe de Estado.

Los detenidos son acusados de tener vínculos con el clérigo Fetullah Gülen, expatriado en Estados Unidos desde 2009 y acusado de llevar a cabo una larga campaña para derrocar el gobierno turco a través de sus seguidores, particularmente del Ejército, la Policía y el poder Judicial.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, confirmó este lunes que un total de 208 personas perdieron la vida en el fallido golpe militar, entre ellas 145 civiles, que son “héroes mártires”, mientras que mil 491 resultaron heridas. Medios de información en forma previa habían ubicado en 290 la cifra de fallecimientos.

Yildirim agregó que más de siete mil personas han sido detenidas por supuestos vínculos con el fallido golpe, seis mil 038 de ellos militares de diferentes rangos, 755 jueces y fiscales, más de un centenar de policías y 650 civiles, aunque admitió que “los números pueden cambiar”.

El jefe de gobierno destacó que las Fuerzas de Seguridad tratan de encontrar otros que pudieran estar vinculados con el frustrado golpe, mientras que el Tribunal Constitucional de Turquía abrió este lunes el proceso disciplinarios contra los miembros del Tribunal Supremo Alparslan Altan y Erdal Tercan.

Los dos miembros de ese tribunal fueron detenidos el fin de semana pasado por la policía por su implicación directa en el intento de golpe de Estado que pretendía acabar con el gobierno de Erdogan, quien prometió limpiar todas las estructuras del Estado.

Para garantizar la seguridad, el presidente turco ordenó la víspera el envío de aviones de combate y helicópteros, que sobrevolaron durante toda la madrugada de este lunes las principales ciudades del país, ante la posibilidad de que los golpistas se reorganicen.

Caza turcos patrullan desde el aire tras golpe de Estado fallido

Aviones de guerra turcos patrullan los cielos del país el lunes, tres días después de un intento de golpe de Estado, un síntoma de que las autoridades temen que la amenaza contra el gobierno no se ha disipado todavía.

Los cazas F-16 protegieron el espacio aéreo turco durante la noche, después de que una facción del ejército lanzara un golpe fallido el viernes por la noche contra el presidente, Recep Tayyip Erdogan, según explicó el lunes un alto funcionario, que habló bajo condición de anonimato en línea con las normas del gobierno.

Según la agencia de noticias estatal Anadolu, Erdogan ordenó la vigilancia nocturna de los F-16 “para controlar el espacio aéreo y la seguridad”.

Acerca del tema:

Los golpistas emplearon aviones de combate que dispararon a instalaciones clave del gobierno y sacaron tanques a las calles, pero la rebelión — que no contaba con el respaldo de los altos mandos de las fuerzas armadas — fue sofocada por fuerzas leales al gobierno y la movilización ciudadana. Al menos 294 personas fallecieron y 1.400 más resultaron heridas en una intentona golpista que pilló al gobierno, y a buena parte del mundo, por sorpresa.

El domingo, el primer ministro, Binali Yildirim, dijo que el intento de golpe de Estado había fracasado y la vida regresaba a la normalidad. Pero él y otros funcionarios pidieron a la población que tomara las calles por la noche, alegando que todavía había riesgos.

Al caer la noche, miles de personas ondeando banderas se manifestaron en la Plaza Taksim de Estambul, en la de Kizilay en Ankara y en otros puntos del país. Erdogan siguió en Estambul a pesar de las informaciones que apuntaban a que regresaría a la capital para dirigirse a los congregados en la plaza Kizilay. Según medios, cerca de 2.000 agentes de las fuerzas especiales se desplegaron en Estambul para proteger instalaciones clave.

El gobierno actuó con rapidez tras el intento golpista para afianzar su poder y retirar a aquellos que son considerados enemigos, deteniendo a unas 6.000 personas, entre ellos varios generales.

Mientras el gobierno se prepara para celebrar su primera reunión ordinaria desde el fallido golpe, las fuerzas de seguridad siguieron efectuando redadas en instalaciones militares en busca de supuestos conspiradores. A primera hora del lunes se efectuaron registros en los edificios de la Academia de la Fuerza Aérea y en residencias en Estambul, dijo Anadolu. No estuvo claro si se practicaron más detenciones.

Estas acciones no tuvieron como objetivo solo a generales y soldados, sino también a una parte importante de la judicatura que en su día bloqueó a Erdogan, planteando dudas sobre su los esfuerzos para derrocarlo arrastrarán a Turquía a un gobierno más autoritario.

No está claro cómo afectará la purga posterior al intento de golpe al poder judicial, ni qué medidas tomará el gobierno para reemplazar a los magistrados y fiscales cesados o dónde se celebraran los juicios a los detenidos.