Corea del Sur afirma que Norcorea disparó misil desde submarino

Corea del Norte disparó el sábado lo que parece ser un misil balístico desde un submarino frente a su costa noroccidental, dijeron funcionarios de la defensa surcoreana. Sería un nuevo alarde de poder militar de Pyongyang frente a las presiones de sus vecinos y Washington.

Los funcionarios, que hablaron bajo la condición reglamentaria de no ser identificados, no pudieron confirmar de inmediato dónde cayó el misil. El lanzamiento tuvo lugar el sábado por la noche cerca de la aldea de Sinpo, donde los analistas ya habían detectado intentos de Corea del Norte de crear sistemas balísticos lanzados desde submarinos.

El Dato

  • Un ensayo con éxito desde un submarino causaría preocupación, porque al adquirir esa capacidad, Corea del Norte estaría en condiciones de sorprender a sus enemigos.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano dijo en un comunicado que el proyectil recorrió unos 30 kilómetros. Añadió que un misil balístico típico lanzado desde un submarino puede recorrer al menos 300 kilómetros.

Corea del Norte disparó recientemente misiles y proyectiles de artillería al mar en medio de los ejercicios militares anuales de Estados Unidos y Corea del Sur. Pyongyang dice que esos ejercicios constituyen preparativos para una invasión a Corea del Norte.

La beligerancia norcoreana también podría estar vinculada con un gran congreso del partido gobernante previsto para el mes próximo con el objetivo de consolidar el poder del líder Kim Jong Un.

El Dato

  • Corea del Norte había efectuado un ensayo de ese tipo el 25 de diciembre, pero se lo había considerado un fracaso, según el Estado Mayor.

Según los expertos surcoreanos, es improbable que Corea del Norte posea en la actualidad un submarino capaz de disparar varios misiles, pero sí está avanzando en esa tecnología.

Corea del Sur rechaza plan norcoreano de reunir a familias

Corea del Sur rechazó rápidamente el viernes un poco habitual acercamiento de Corea del Norte, que ofreció enviar a Seúl a familiares de 13 trabajadores de un restaurante, a los que Pyongyang considera secuestrados en China por espías surcoreanos.

Los empleados, que trabajaban en un restaurante que según Corea del Norte está en la ciudad oriental china de Ningbo, fueron el grupo más grande en desertar desde que Kim Jong Un asumió el poder en Corea del Norte en 2011.

El Dato

  • Pyongyang suele acusar a Seúl de secuestrar o incitar a sus ciudadanos para que deserten, pero el esfuerzo para reunir a las familias es extraordinario.

Los medios estatales norcoreanos dijeron el viernes que el gobierno había informado a Seúl de que intentaría enviar a los familiares a través del pueblo fronterizo de Panmunjom, pero no dijo cuándo.

“Las familias de los secuestrados piden con ansia un contacto cara a cara con sus hijas, ya que se vieron obligadas a separarse”, indicó el mensaje recogido por la estatal Agencia Central de Noticias Coreana.

El Ministerio surcoreano de Unificación respondió en breve comunicado que no puede aceptar la petición porque los trabajadores decidieron instalarse en Corea del Sur por voluntad propia.

Pyongyang ya ha advertido de represalias no especificadas si Corea del Sur se niega a enviar de vuelta a los empleados.

Leer más: ¿Por qué la bomba de hidrógeno es más peligrosa que la atómica?

La deserción de un encargado y 12 camareras ha recibido una intensa cobertura mediática en Corea del Sur. Tras anunciar las deserciones, las autoridades surcoreanas rechazaron revelar los detalles y algunos críticos han cuestionado si la noticia era un intento de influir en los resultados de las elecciones parlamentarias, que el gobernante partido conservador perdió después ante partidos opositores progresistas.

Pyongyang tiene entre 50 y 60 mil trabajadores en el extranjero, la mayoría en Rusia y China, con la misión de obtener divisas para el país, según el servicio de espionaje surcoreano. Pyongyang suele enviar para esos puestos a ciudadanos leales y relativamente acomodados porque se los considera menos influenciables por culturas extranjeras, según expertos consultados en Corea del Sur.

Desde que terminó la Guerra de Corea (1950-1953), más de 290 mil norcoreanos han huido al sur, según registros del gobierno surcoreano. Muchos desertores han declarado que querían evitar el duro sistema político norcoreano y la pobreza.

Aumenta la tensión entre ambas Coreas

El gobierno de Corea del Norte prosigue las amenazas contra su vecino del Sur, mientras los ejércitos surcoreanos y estadounidenses realizan los mayores ejercicios militares en la región.

La tensión en la península coreana se ha elevado aún más por la intensificada retórica belicosa de Corea del Norte, en respuesta a las maniobras militares a gran escala que están en curso entre Corea del Sur y Estados Unidos.

coreas-tension-25032016-1.jpg

En uno de sus últimos gestos de provocación del régimen de Pyongyang, el líder Kim Jong-un supervisó un ataque simulado de artillería contra la residencia oficial de la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, reportó la agencia estatal norcoreana KCNA.

El periódico Rodong Sinmun, órgano oficial del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, publicó que el ejército ha realizado sus mayores maniobras de artillería de largo alcance hasta ahora, y que se han fijado como objetivo hipotético la oficina presidencial surcoreana.

La mandataria surcoreana respondió este viernes con una advertencia a Pyongyang, “el régimen norcoreano acabará finalmente autodestruyéndose con sus provocaciones constantes”, reforzando la presión sobre el país vecino para detener su programa de armas nucleares.

En una ceremonia realizada en el Cementerio Nacional de Daejeon, a 164 kilómetros al sur de Seúl, Park manifestó que “la República de Corea (Corea del Sur) permanecerá firme pese a las amenazas de Corea del Norte”.

La ceremonia se celebró para conmemorar a los soldados surcoreanos que perecieron en tres enfrentamientos distintos contra Corea del Norte en la zona del mar Amarillo.

En la conmemoración se incluyó el ataque con torpedos por parte de las fuerzas militares del norte contra la corbeta Cheonan de la Armada surcoreana, el 26 de marzo de 2010, que acabó con la vida de 46 marineros.

El gobierno de Seúl designó el cuarto viernes de marzo como el día para recordar a los caídos mientras defendían al país en dichas confrontaciones.

Asimismo, Park renovó el llamamiento a Pyongyang para que abandone sus programas de armas nucleares y le urgió a optar por el cambio.

Pyongyang se encuentra en la actualidad en aislamiento completo, dijo Park, haciendo referencia a las sanciones más duras de las Naciones Unidas impuestas contra Corea del Norte por su cuarta prueba nuclear y el lanzamiento de un misil de largo alcance.

coreas-tension-25032016-2.jpg

Las sanciones demandan, entre otras cosas, la inspección obligatoria de toda la carga entrante y saliente del Norte, además de la prohibición de las exportaciones de carbón y otros recursos minerales del país comunista, para interrumpir el acceso de Corea del Norte a divisas fuertes.

Según la presidenta surcoreana, el aislamiento norcoreano por las sanciones sin precedentes, impuestas por la comunidad internacional, podría significar que existen mayores oportunidades de que el régimen comunista realice provaciones insensatas en el futuro.

Esta mañana el líder norcoreano, Kim Jong-un, urgió al ejército a estar preparado para atacar a las organizaciones gubernamentales de Seúl.

Durante la inspección de unos ejercicios de artillería de largo alcance, Kim dijo que el Ejército norcoreano debería estar preparado para destruir “despiadadamente” los órganos gubernamentales de Corea del Sur.